viernes, 13 de mayo de 2011

Tarta consulta de dentista y pasos para hacerla

Hoy he entregado otra tarta, y la verdad es que he disfrutado un montón haciéndola, porque me hicieron mucha gracia las indicaciones. Rut quería regalarle a su novio una tarta por su 30 cumpleaños, y quería un dentista mulato sacando una muela a un chico. Todo un reto para mi, y esto es lo que ha salido:


A Rut le ha encantado, ahora solo me queda saber si al futuro odontólogo también le ha gustado, y si el bizcocho de flan relleno de ganaché de chocolate les ha endulzado la noche.

Después del trabajo que he tenido con esta tarta he pensado en escribir en el blog una entrada en la que se expliquen los pasos que se llevan a cabo para hacer algo así. Esto no está dirijido a mis amigas de blogs reposteros, porque ellas, al igual que yo, saben el esfuerzo y trabajo que supone una tarta como esta. Llevo poco tiempo, pero ya he encontrado a gente que cuando te preguntan que cuánto cobras por algo así, y les contestas, dejan el tema. Yo cobro muy poquito por mis tartas, en comparación de lo que se cobra en otros sitios, incluso pueden ser hasta un 50% más baratas.
El problema de todo esto es que la gente que desconoce este mundo del fondant y modelado, piensan que es algo parecido a una tarta de San Marcos, y nada más lejos de la realidad. Por eso me gustaría poder explicar cómo hacemos estas tartas y el tiempo que nos llevan, para que se pueda tener conciencia de que no son postres hechos en 2 horas y con ingredientes baratos.

Por supuesto aclarar que esto no tiene nada que ver con Rut, que ha sido un encanto que en ningún momento ha dicho nada del precio. Esto tengo que dejarlo muy claro.

Por regla general necesito unos 3 días para poder hacerlas en condiciones. Durante el primer día te exprimes la cabeza ingeniando un buen diseño, en caso de que lo dejen a tu elección, y si te dan pautas, tienes que pensar en como hacerlo también. En ese día se elaboran las masas, el fondant para cubrir y la pasta de goma.

Si tenemos claro ya el color que va a tener la tarta, podemos ponernos con el teñido.
Y ahora a reposar, porque estas masas necesitan unas horitas de reposo.

Ahora momento bizcocho, toca coger los moldes, seleccionar el adecuado, y hornear un buen bizcocho, con una buena consistencia, para que el montaje no se desmorone a la mínima.
Hay que dejar que el bizcocho se enfríe por completo, para poder manipularlo y cortar las capas para hacer el relleno.
Ahora tenemos que hacer el almíbar de chocolate para remojar bien el bizcochito, y por supuesto, un buen relleno, en este caso ganaché de chocolate.

Y por hoy ya está bien, a dejar las cositas reposando.
Pasamos al siguiente día, momento modelaje, mucho tiempo coloreando la pasta, modelando formas, enganchando con palillos, uniendo con pegamento, para que el resultado sea este
Bien clavaditas al corcho las dejamos que se sequen. Lo ideal es que estén un mínimo de dos días secando, porque así se quedan bien pegadas, pero no siempre disponemos del tiempo que queremos, y esto que estoy poniendo es contando un tiempo muy escueto, tres días.
Creo que es evidente que modelar esto no se hace en un ratito.
Vamos a la cama, que ya empiezo a ver bracitos, pelo y batita por todos los lados.
Y día final de maquetación, sacamos el bizcocho, le cortamos sus capas, le damos un poquito de almíbar y a rellenar. Resultado:

Ahora extendemos el fondant dándole al rodillo, lo montamos encima, cortamos figuritas de decoración, enclavamos las figuras modeladas, y llegamos al resultado final que ya habéis visto.
Como os he dicho lo ideal es tener tiempo, porque sino hay que hacerla deprisa, y es como la Ley de Murphy, puedes encontrarte con que el bizcocho no sube, el fondant no coge la elasticidad adecuada, no modelas lo que quieres, mil inconvenientes, que hacen que te acuestes a las tantas de la mañana.

Esto no significa que sea algo horrible hacer estas tartas, me encanta hacerlas, disfruto muchísimo, y ver la cara de quien me la ha pedido es increíble. Pero es necesario que todos sepan que este tipo de tartas cuestan más que las normales por algo, no por puro capricho.

Espero que esto os haya acercado un poquito más a este mundo tartero que tan fascinada me tiene,y que por supuesto se le empiece a dar el valor que verdaderamente tiene.
Y ahora, a esperar a la siguiente...

14 comentarios:

  1. Hola Margarita! Que divertida tu tarta,es supersimpática,con la carita inflamada y todo de dolor,que bueno...!
    Y con lo de la faena tienes razón, muchos no lo valoran pero si supieran el trabajo que conlleva... no dirian lo mismo!!!
    Lo bueno es que las hacemos porque nos gusta y eso nos hace felices,así que "palante" compañera!!!

    ResponderEliminar
  2. Genial la tarta y las explicaciones!!!
    Tienes mucha razón...con el tiempo que lleva hacer una tarta. Yo creo que debo tener un punto "masoca" porque aún paso nervios cuando las hago...pero me encantaaaa!!!
    Lo dicho, te ha quedado genial!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. La tarta genial,luego buscaré que bizcocho haces.El comentario real com la vida,tienes a alguien que admira tu trabajo le encanta cada tarta que haces,te piden presupuesto,y tachan la cara les cambia,a lo que yo les digo que no vivo de esto sino de mi trabajo,si quiern algo más barato que se vayan a MercaDONA O QUE COMPREN LA CLÁSICA TARTA DE NATA,bsss

    ResponderEliminar
  4. Toñi, Ratita, Marisol, muchas gracias!. Esperemos que poco a poco la gente comprenda lo que suponen estas tartas..., y si no como dice Marisol, siempre quedará el Mercadona.
    Besos a las tres.

    ResponderEliminar
  5. Que bonita tartita.

    Te ha quedado muy linda y has narrado super resumido lo que una demora en hacer un pastelito de este tipo. Lleva muchísimo trabajo y horas y horas de estar viviendo en la cocina, pero al final vale la pena.

    Un besito

    ResponderEliminar
  6. Margarita, la tarta, genial, los muñequitos: un primor, te han quedado clavados, tanto el dentista como el pobrecito con el flemón jejeje, una maravilla de tarta!!
    Entiendo perfectamente lo que dices: cuando algo te apasiona, te entregas y a la vez lo disfrutas y a la vez te frustras cuando las cosas no salen como quieres. Y esto, en el mundo de las tartas decoradas, es el pan de cada día: porque los materiales no están como queremos, porque no estamos bien de tiempo, porque somos muy autoexigentes y nos ponemos un listón muy alto... en fin, has explicado muy bien el trabajazo que tienen estas tartas y la implicación personal que conlleván. Quizá eso sea lo más hermoso: que las haces tan tuyas que cuando las entregas, te queda un poquito de melancolía, ¿verdad? besos!

    ResponderEliminar
  7. Wyny, Fátima, gracias por los comentarios. Cierto, he resumido mucho el proceso de una tarta de estas, porque si lo extiendo tanto como realmente es...., desesperaría escribiendo. Imaginad el poner todo el modelado de esas figuritas de azúcar...
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Marga guapa!!!! te dejé un comentario y ahora no lo veo, pero bueno, lo que te decía es que me ha encantado esta tarta, que cada día me sorprendes más!!! Por cierto pasaté por mí blog que tengo un regalito para tí. Besos guapi!!!

    ResponderEliminar
  9. Gracias Sonia, por el comentario y por el premio. En cuanto pueda lo publico
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Que idea tan original, muy chula.

    ResponderEliminar
  11. Hola marga: Me encanta tu tarta!! huy si mi padre la viera seguro que me pediria que le hiciese una igual!!! Un beso y gracias por tus comentarios!

    ResponderEliminar
  12. Gracias Cristina, esas son las ideas de los clientes, para que sea personalizada de verdad, jejejeje.
    Audra, me alegro de que te guste. anímate con tu padre!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Jajajaja!!! qué tarta tan ingeniosa :D:D:D
    Está para un 11 en una escala del 1 al 10. Qué pena no haber conocido tu blog antes, xq le habría sacado un gran provecho a tu tarta odontológica. Pero si se repite la ocasión ya sé a quién dirigirme.
    1 beso

    ResponderEliminar
  14. Gracias Carlitos, me alegro de que te guste. Y nunca es tarde hombre,ya sabes donde estoy para cuando me necesites.
    Un beso.

    ResponderEliminar